Yanis Varoufakis y Stuart Holland: Una propuesta modesta

Posted on 31/01/2011

0


Traducción del texto de Varoufakis y Holland, donde se expone un programa para Europa, que abarca la centralización y renegociación de la deuda, más un programa de inversiones. Tras esto me pregunto: ¿cómo sería posible llevar este programa a la práctica?

Original en: http://varoufakis.files.wordpress.com/2010/11/a-modest-proposal-jan-2011-update-for-blog.pdf

PDF de la traducción: aquí

.

UNA PROPUESTA MODESTA PARA SUPERAR LA CRISIS DEL EURO, “REDUX”

Versión de 2011

Preámbulo

2010 vio descender a la Eurozona en una crítica crisis gemela que arrojó serias dudas sobre su propia existencia:

A- Una crisis de deuda pública afligió a muchos de sus estados miembros, y

B.- Una crisis bancaria que envolvió a la mayoría de sus bancos privados.

En respuesta a (A) la UE ofreció1 cientos de miles de millones de nuevos préstamos caros para los Estados (efectivamente) insolventes, impulsándoles a efectuar salvajes recortes presupuestarios en medio de una severa recesión.

En respuesta a (B), el BCE aprovisionó a los bancos con cientos de miles de millones de liquidez sin cadenas (aceptando garantías de valor casi mínimo).

A fines de 2010 ha llegado a estar abundantemente claro que estas respuestas no solo fallaron para detener la crisis, sino que también la han alimentado sin fin. ¿Por qué?

La razón es simple: mientras que la eurozona ha generado, de alguna manera, océanos de liquidez con la que ha pospuesto quiebras (tanto de Estados como de bancos), ha fallado en emitir el mensaje de la solvencia tanto de sus Estados miembros como de sus bancos. Pero, al ignorar el asunto de la solvencia de Estados y bancos, la UE sólo ha logrado causar un agudo deterioro de ambos elementos. En cada oleada de “migración” de los miedos de bancarrota del sector bancario al dominio de la deuda pública, y de vuelta, el clima de miedo extiende más lejos su garra de hierro.

Con más precisión, sobrecargados con bonos emitidos por Estados miembros al borde de la bancarrota, y apartados del mercado global interbancario de crédito, los bancos han llegado a estar enganchados a la liquidez bombeada en ellos por el BCE, pero que sólo les permite aportar a los negocios un goteo adicional de créditos. Esto empeora las fuerzas recesivas que empapan la Eurozona, con efectos muy negativos sobre la recaudación fiscal de los Estados miembros más endeudados. Tomado junto a los efectos depresivos (sobre las expectativas) de las direcciones austeras impuestas, más la altamente problemática estructura de la nueva forma de deuda adquirida por miembros solventes de la Eurozona para prestar a los estados insolventes (a través del EFSF/ EFSB [European Financial Stability Facility]), está claro por qué aquellos miedos llevaron a los inversores a predecir que cada vez más Estados miembros de la eurozona pasarán de la solvencia a la insolvencia según aumenten los descensos y los montos de las mal estructuradas nuevas deudas. Por tanto, el pánico de los bancos promueve que más Estados miembros son “sacados de apuros” y, en un círculo sin fin, cuantos más Estados miembros necesitan ser “sacados de apuros” más bancos e inversores variados se aterrorizan.

Para detener la escalada de estas crisis gemelas, antes de que la Eurozona se deshaga completamente, las dos crisis gemelas de solvencia deben ser acometidas de manera centralizada y de una vez. Nuestra propuesta envuelve tres pasos que hacen precisamente esto dentro del actual marco institucional de la UE:

Paso 1: Reestructurar la deuda pública en manos de bancos financiados por el BCE

El BCE condiciona la continua provision de liquidez a los bancos privados a la aceptación última de un intercambio de sus existencias de bonos (emitidos previamente por todos los Estados miembros de la Eurozona) por otros nuevos (emitidos por el mismo Estado), con un valor nominal mucho más bajo (hasta un 50% de corte de pelo), y una madurez mayor (hasta dos años más). Ningún otro bono se ve afectado.

Paso 2: Eurobonos emitidos por el BCE para cubrir la deuda pública de todos los Estados miembros que obedecen Maastricht

El BCE anota en sus libros, con efecto inmediato, una porción de la deuda pública de todos sus Estados miembros igual en valor nominal al 60% del PIB de los países que cumplen con los criterios de Maastricht. Esta transferencia se financia con bonos emitidos por el BCE que son responsabilidad del propio BCE (y no de los Estados miembro de la Eurozona en porporcion a su PIB)2. Los Estados miembro, entonces, siguen atendiendo sus deudas pero, al menos para la parte de la deuda de quienes cumplen Maastricht, pagan tasas de interés más bajas aseguradas por la emisión de bonos del BCE.

Paso 3: Programa Pan- europeo de Recuperación de Inversiones liderado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI)

Dado que sólo el crecimiento sostenido verá acabar bien y de verdad las crisis gemelas, Europa debe adoptar un programa pan- europeo, a gran escala, eco- social, guiado por las inversiones, con el que establecer una contra- fuerza permanente a las fuerzas de la recesión, especialmente en periferias que siguen arrastrando al resto de la Unión Monetaria hacia el estancamiento. Con este fin, la UE puede reclamar los servicios del BEI. El único cambio necesario en los estatutos del BEI es conceder a los Estados miembros el derecho a financiar su contribución a los proyectos financiados por el BEI por medio de bonos especiales que el BCE emite en su lugar. Con este simple movimiento, el BEI puede convertirse en un Mecanismo de Reciclado de Excedentes, sin el cual ninguna Unión Monetaria puede sobrevivir largo tiempo.

_____________

1Y, en el caso de Irlanda, impuso!

2Exactamente como el Tesoro de EEUU respalda sus billetes, sin referencia a California u Ohio, así debe el BCE respaldar sus propios eurobonos. Es hora de recordar a los europeos que el Presidente Roosevelt no luchó contra la gran depresión comprando la deuda de California o Delaware, ni pidiéndoles que garantizaran las emisiones del tesoro.

Anuncios
Posted in: La llaman crisis