Benjamin

Posted on 31/08/2011

0


 

El fascismo ve su salvación en que las masas lleguen a expresarse (pero que ni por asomo hagan valer sus derechos). Las masas tienen derecho a exigir que se modifiquen las condiciones de la propiedad; el fascismo procura que se expresen precisamente en la conservación de dichas condiciones. En consecuencia, desemboca en un esteticismo de la vida política. (…) La humanidad, que antaño, en Homero, era un objeto de espectáculo para los dioses olímpicos, se ha convertido ahora en espectáculo de sí misma. Su autoalienación ha alcanzado un grado que le permite vivir su propia destrucción como un goce estético de primer orden.

Walter Benjamin- La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. En BENJAMIN, Walter Discursos Interrumpidos I, Taurus, Buenos Aires, 1989.

Anuncios