Las cuatro grandes en el sector público Español

Posted on 23/11/2011

1


Como entretenimiento y mientras llega Arenas- Godot, creo que es una buena idea trabajar sobre cómo “las cuatro grandes” y otros entes afines juegan en nuestro sector público. Abordaré en este dia fasto las gemas de Ernst & Young. Eficaz armada que se ha impuesto una ardua tarea: resolver nuestras dudas sobre el sector sanitario. Veamos como lo hace, y después habrá que buscar información estructural: concursos adjudicados, etc.

Hacia la innovación en un clima de cambio“, se titula el pequeño texto que presenta sus aportaciones a las ciencias de la salud. Frente a la tendencia a ignorar este tipo de documentos por huecos, yo creo que este primer párrafo está lleno de sentido.

Las compañías de Ciencias de la Salud, desde las emergentes hasta las multinacionales, están atravesando un periodo de cambio en el que las expectativas de sus públicos estratégicos están variando, los proyectos de desarrollo están disminuyendo y el acceso a los sistemas sanitarios cobra un nuevo protagonismo. Para alcanzar el éxito son necesarias estrategias flexibles y modelos de negocio innovadores.

Al parecer, se va a hablar con muchos gerundios sobre la relación entre dos actores: las “compañías de Ciencias de la Salud” y su “público estratégico”. Las “compañías de ciencias de la salud” a las que se refiere no son las consultas y clínicas privadas, lugares donde titulares y adjuntos pasan las tardes (y buena parte de las mañanas), mientras que los residentes cargan con las plantas. Pero parece que no, que debe ser algo más, un terreno propicio para la multinacionalidad y la emergencia.

Claro, hablamos de las farmacéuticas, la biotecnología y la “tecnología médica”. Bajo este último de los paraguas se abriga la actividad de gestión de los sistemas sanitarios, en el sorprendente giro al que hace ya años que asistimos: la gestión no es un trabajo institucional, sino tecnológico, a través de las ingenierías de sistemas y procesos. Luego volveremos sobre esto y su lectura política.

Hay además un “público estratégico”. Y habrá entonces otro que no lo es, pero nos quedamos sin saber quién está dentro y quién fuera. En todo caso, donde dice “público” léase “mercado”, que es siempre el que paga. Supongo que “estratégico” es, entonces, el que paga más. Bien, al parecer el “público estratégico” tiene “expectativas”, que “están variando”. El que paga no quiere lo mismo que antes.

El cambio al que se refieren es que los “proyectos de desarrollo están disminuyendo”. Se conoce que para el mundo de la consultoría- auditoría- etc. los “proyectos de desarrollo” son algo bastante diferente que para el resto de mortales. Pues no veo cómo el recorte en proyectos de desarrollo social, rural, etc… puede afectar a la demanda de las “compañías de ciencias de la salud”. Pero no, esto que suena tan bien deben ser los “proyectos de desarrollo de productos o servicios”. La trinquería informática es una demanda que se contrae, vaya, en este “periodo de cambio”.

Más me inquieta lo que parecen ser los nuevos mercados para la consultoría- “el acceso a los sistemas sanitarios cobra un nuevo protagonismo”. Esto ya suena fatal: nuestros amigos están bien dispuestos a desarrollar su actividad en el “acceso a los sistemas sanitarios”. Glups.

En consecuencia, “para alcanzar el éxito son necesarias estrategias flexibles”. Cuando veo flexibilidad, pienso siempre en reducción de costes laborales, aunque podría ser casi cualquier tipo de coste. Una noticia jugosa que encontré en El Correo lo refuerza:

“Ernst & Young Abogados organiza en Sevilla un nuevo encuentro con el sector hospitalario.”

Allí, el 6 de octubre (lástima no haberme enterado antes) “se analizó la aplicación del IVA en las operaciones sanitarias, educativas y asistenciales.” Qué bonito, se analizó. Al analizar la palabra analizó resulta que ha de indicarse un objetivo. Analizar para. Pero de momento no lo dicen. Bueno, pues a estos señores y señoras, tal vez preocupados por la regresividad de la tributación indirecta, o de la insuficiente recaudación del Estado, se dirigió Eduardo Verdún.

Quien ha sido Subdirector General de Impuestos sobre el Consumo de la Dirección General de Tributos (septiembre de 2008- enero de 2011), perteneciente al Ministerio de Economía y Hacienda. Y luego tomó la puerta giratoria hacia el sector privado y se convirtió en socio del área de Tributación Indirecta del Despacho Ernst & Young, sin transiciones, el figura. Hay países donde esto está prohibido.

Pero vamos con ese “para”

Durante su exposición se puso de manifiesto la compleja situación actual de la aplicación del IVA en las operaciones sanitarias y asistenciales, haciendo hincapié en aspectos de actualidad como los tipos reducidos, las deducciones o la morosidad de las Administraciones Públicas.

Asistentes/ analizantes:

Los hospitales San Juan de Dios, Nisa Sevilla, Infanta Luisa, Cruz Roja, Clínica de Fátima, Aresa Salud (Mutua Madrileña) o el Hospital Viamed Santa Angela de la Cruz, entre otros.

¿Tal vez algunos del “sector público andaluz”? Este es un elenco de figuras tan deliberadamente amplio que parece razonable que algunos de sus directivos acudan a la jornada de estudios de evasión fiscal, impartida por un antiguo recaudador. Dejo la foto de los asistentes (de espaldas).

De espaldas o de perfil. Se adivina otra fila a la derecha del fotógrafo

De espaldas o de perfil. Se adivina otra fila a la derecha del fotógrafo

Que nuestros deseos de regeneración no nos hagan reaccionarios. Esta frase podría interpretarse como un comentario a los resultados electorales, pero reservo algo mejor.

Anuncios