Lo que pasa en Portugal

Posted on 26/01/2012

4


Lo que nos temíamos desde hace tiempo ha pasado ayer: ha llegado a la boca de Mariano Rajoy la reforma portuguesa (link). En rueda de prensa ha dicho:

Mariano Rajoy anunció ayer que el Gobierno hará «algo parecido» al duro ajuste aprobado en Portugal para afrontar la crisis. «Vamos a tener que tomar decisiones difíciles, pero necesarias e imprescindibles para lograr un crecimiento sostenible y estable», avisó el Presidente tras reunirse en Lisboa con el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho.

LNE, 25 de enero de 2012

Para quien lo ignore, en mayo de 2011 se firmó un documento de condiciones entre la Troika (Comisión Europea, FMI y BCE). En su día lo comenté y enlacé, pero creo que procede un resumen.

Por si alguien lo quiere consultar directamente:

A cambio de un préstamo de 78.000 millones de euros a tipos de interés altos (creo que el final estaba a un 5%), el gobierno de Portugal se comprometió a recortar como un octavo de su presupuesto de inmediato y para sus tres siguientes ejercicios. Con un programa de reformas que es una joya de la neolengua, y cuyo cumplimiento es requisito. Destaco:

  1. Reducir en un 15% las unidades administrativas a todos los niveles de la administración.
  2. “Promover la flexibilidad, adaptabilidad y movilidad de los recursos humanos a través de la administración”.
  3. Reforzar la atención primaria para así reducir visitas innecesarias a los especialistas y urgencias.
  4. “Continuar la reorganización y racionalización de la red de hospitales a través de la especialización y concentración de los servicios hospitalarios y de emergencia, y la gestión conjunta”.
  5. “Revisar el sistema de seguros de desempleo para reducir el riesgo de desempleo de larga duración”. O sea, reducir a 18 meses el máximo, limitar las prestaciones a cierto indicador, e introducir un “perfil declinante de los beneficios” (pagar cada vez menos).
  6. Limitar las indemnizaciones a 10 días por año trabajado. Ampliar las causas de despido objetivo: no alcanzar objetivos de producción será causa de despido.
  7. “Promover desarrollos del coste laboral consistentes con la creación de trabajo y competitividad mejorada.” Traducido: Favorecer los “bancos de horas” : puede haber hasta un aumento diario de 4 horas, con un máximo de 12 diarias y 60 semanales, a compensar en tiempo o dinero. Reducir el coste de las horas extra. No aumentar el salario mínimo.
  8. No prorrogar los convenios caducados más que por un tiempo limitado. Generalizar los convenios de empresa.
  9. Ligar la financiación de los centros educativos a sus resultados. “Se racionalizará la red escolar creando grupos escolares; se reducirán las necesidades de personal”.
  10. Liberalización plena de los mercados de electricidad y gas. También, “asegurar la plena independencia del operador ferroviario respecto del Estado”.
  11. Reforma del sistema judicial, en lo relativo al mercantil y civil, reformando el código de procedimiento civil y favoreciendo las resoluciones extrajudiciales.
  12. Pero mi favorita es esta, por el contenido y por el tono: “Reorganizar la administración local. Actualmente hay 308 municipios y 4.259 parroquias. En julio de 2012, el gobierno desarrollará un plan de consolidación para reorganizar y reducir significativamente el número de estas entidades. El gobierno implementará estos planes basado en el acuerdo con la Comisión Europea y el equipo del FMI.”

Así que esta es la reforma a la portuguesa. Es cierto que buena parte de las medidas que se presentan aquí ya son una realidad en España, o están cerca de serlo, pero aún resta un buen lote. En el vídeo, para consuelo de afligidos, un poema de Bretch, recitado por Antonio Abujamra, actor brasileño:

Donde dice, más o menos:

No aceptéis lo que es habitual como cosa natural. Examinad sobre todo lo que parece habitual. Os suplicamos expresamente: no aceptéis lo que es habitual como cosa natural.  Pues en tiempos de desorden sangriento, de confusión organizada, de arbitrariedad consciente, de humanidad deshumanizada, nada debe parecer natural, nada debe parecer imposible de mudar.

Bertolt Bretch: La excepción y la regla.

Anuncios