Dos nuevas noticias sobre el engrase del Estado (II)

Posted on 21/02/2012

0


Scala de Momo, Ciudad del Vaticano

Rotación. La Scala de Momo, Ciudad del Vaticano. Por Uccio d'Agostino @ Flickr

1.8.- El título de ayer prometía dos noticias sobre el engrase del estado, y veo que no había hecho referencia clara a ninguna. Yo lo que quería era hablar de 1) lo que publica The Independent sobre la acelerada rotación de personal (link), que me pareció muy relacionado con 2) el artículo de opinión de “El confidencial” sobre la necesidad de subir el sueldo a (ciertos) altos cargos. Aunque hay más fuentes.

1.9.- En fin, sigamos. La normativa británica aludida ayer en realidad no está en vigor. Según wikipedia no hay tales normas, aunque se discuten. La posibilidad de un registro obligado de lobistas se barajó por parte de una comisión parlamentaria (2009), pero el gobierno lo rechazó (2010). Aunque se ve que el muerto no está bien enterrado. En enero de 2012, el gobierno británico publica un documento sobre la posibilidad de establecer el registro, y lo traslada a consultas a diversas organizaciones del sector.

Vayamos al contenido de la propuesta. Las preguntas que traslada son: a) quiénes serían los lobistas a registrar, b) qué información debería contener, c) con qué frecuencia debería actualizarse el registro… A lo cual aporta responde: a) quienes ejercen el lobismo por cuenta de terceros, b) por cuenta de quién ejercen, c) cuatro veces al año.

Uno de los movimientos consultados, la Alliance for Lobbying Transparency, la considera insuficiente, pues la propuesta del gobierno excluye el lobismo por cuenta propia (agentes en plantilla de las empresas), y las asociaciones sin ánimo de lucro, incluídas las empresariales. Igualmente, ALT aspira a un registro donde se establezca qué cargos públicos han ostentado los lobistas en los últimos cinco años, el área de política en que buscan influir (legislación, reglamento o contrato público), y la cantidad de dinero gastada.

1.10.- Mientras tanto, la negociación no ha surgido del aire. Periódicos (The Guardian, The Independent) y movimientos sociales de distinto signo, en buena medida ecologistas pero también especializados, han discutido en la última década sobre la necesidad de regular el lobismo, y por el camino al menos han conseguido una notable transparencia. Por ejemplo, se publican en Internet las agendas de los ministros (link). En la pérfida Albión de los ultraliberales.

1.11.- ¿Para cuándo por aquí? Claro, con la crisis no nos vamos a meter en líos, con lo caro que es eso, que el abuelo fuma… ¡Cuánto nos falta aquí para el grado cero de todo este asunto! En efecto, desde hace unos años se habla de esta fama, pasmo y maravilla que es el open data, el open government y nosequé. Siempre a remolque de directivas europeas, en este caso de 2003, aparecen la Ley 37/2007 y el Real Decreto 1495/2011, ambos sobre la reutilización de datos producidos por el sector público. Pero no hay una Ley de Transparencia en España.

1.12.- Y siempre en el contexto de la reutilización de los datos públicos por empresas privadas, lo que no deja de ser una baza para defender la transparencia. Pero no es el último término del debate, sino la calidad de la democracia. Los derechos de acceso a la información pública suponen la posibilidad de control efectivo del gobierno por la ciudadanía, como vemos en el hermoso ejemplo inglés. Pero en Esñapa ese derecho, directamente, no se ha desarrollado desde 1978.

Ventilador, por Karamarro @ Flickr

En 2010 se ventiló mucho el borrador de un proyecto de Ley de Transparencia, que, como otras, se quedó en el tintero. Es verdad que la viabilidad de la ley estaba condicionada a, o tal vez condicionaba, una reforma administrativa: poner a disposición la información es, en sí mismo, un trabajo, como bien saben quienes hayan tenido que enfrentarse a un registro o a cualquier actividad estadística. Pero podemos imaginar otros argumentos de fondo.

En la muuuy fiable campaña electoral del PP, uno de los compromisos fue presentar una ley de transparencia. La del PSOE aún la esperamos, no encontraron ocasión en 8 años. Veremos quién se da más prisa.

MOVIMIENTOS Y RECURSOS

2.1.- Para una visión política radical del lobismo, CEO (Corporate Europe Observatory) es un buen punto de partida. Tienen un libro en papel y en español, algo antiguo pero es la caña, que está en Icaria- Antrazyt.

2.2.- El movimiento de más alto nivel aquí en europa es ALTER- EU, Alliance for Lobbying Transparency and Ethics Regulation. Que es un movimiento de movimientos.

2.3.- Access- Info parece ser el grupo más activo en nuestro país en la promoción del open data (en lo que yo llamaría un sesgo tech desorejao), con énfasis en los datos y no tanto en el lobismo. Aunque existe una amplia coalición de organizaciones (Coalición Pro- Acceso) en donde en principio parece que el lobismo no está en el centro de la agenda.

2.4.- Hay una humilde y farragosa apertura por parte del sector público español. La web datos.gob.es proporciona enlaces a un amplio catálogo de objetos, llamémosle datos si nos ponemos estupendos, casi todos inanes: catálogos de publicaciones, notas de prensa, listado de entidades locales… todo ello amenizado con un buscador patético que ofrece 5 resultados por página. Pero habrá que explorar. Otra cosa se llama Proyecto Aporta, parece que los hipotéticos contenidos serían idénticos a los de la web anterior, pero más en 2.0. Si no fuera muy doloroso, sugiero mirar el contraste, la fastuosa http://data.gov.uk/, para ver a qué debemos aspirar como poco.

2.5.- Existe una solicitud en marcha de Actuable, donde se puede pedir al gobierno que firme ya una Ley de Transparencia. Somos el último país de la UE con un tamaño significativo que no la tiene. Vergognaaaa, vergooogna.

Anuncios